Detectores de alarma: qué son, tipos y cómo funcionan

En la entrada de hoy os hablaremos de un elemento muy importante en cualquier sistema de vigilancia, los o los sensores de alarma (también conocidos como sensores o detectores volumétricos). Ya que existen muchos tipos de sensores y detectores diferentes, os intentaremos aclarar algunas de las dudas con las que nos encontramos frecuentemente.

Hoy en día, cualquier sistema de seguridad instalado dispone de estos dispositivos, los detectores o sensores volumétricos. Estos elementos garantizan la integridad de los bienes que queremos proteger y nos alertan de cualquier intrusión. Momento crucial para actuar contra cualquier ataque.

Atrás quedan ya aquellos dispositivos voluminosos que se instalaban de cualquier manera en cualquier rincón de la estancia que queríamos vigilar.

Como ya hemos dicho, este tipo de detectores de alarma son piezas fundamentales para cualquier sistema de vigilancia, ya que sin ellos, la seguridad se vería seriamente comprometida.

Además, desempeñan una doble función, por un lado, como su nombre indica, detectan la presencia de fenómenos físicos o químicos que ocurren en su radio de alcance. Por otro, son los propios detectores de alarma los que generan esa señal de aviso alertando de la intrusión.

Diferencia entre sensor y detector volumétrico

Cierto es que tendemos a generalizar o a confundir un poco ambos términos, pero debemos diferenciar entre detector de alarma o volumétrico y sensor de alarma.

Aunque los dos tipos de dispositivos cumplan las mismas funciones (reciben señales ante la presencia de fenómenos físicos o químicos y advierten de estos sucesos), los sensores de alarma, además, son capaces de medir la magnitud de esos fenómenos. Es decir, pueden medir temperaturas, distancia, aceleración…

detector de humo
Detector de Humo
sensor de proximidad
Sensor de Proximidad

Para qué sirve un detector o sensor de alarma

Ya hemos visto que un sensor de alarma o detector de alarma tiene unas funcionalidades muy definidas, detectan fenómenos físicos o químicos que no deberían producirse y mandan una señal para avisar de que algo no va como debería. Pero, además, cumplen otra función no menos importante. Con su sola presencia, los detectores de alarma son capaces de interpretar un papel mucho más «pasivo»: funcionar como elementos disuasorios para preveer una posible intrusión. Es decir, con su sola presencia es posible que ya eviten alguna acción no deseable.

Todo esto está muy bien pero, ¿qué aplicaciones tienen estos dispositivos en la vida real? Pues bien, sus usos son muy variados, desde la detección de humos en ciertas estancias, hasta la medición de la distancia de los visitantes a los cuadros en una galería de arte, pasando por la apertura de puertas y barreras, medición de temperatura, gases, presencias en una estancia y un largo etcétera.

Existen muchos tipos de detectores de alarma y sensores diferentes, os pondremos algunos ejemplos de los más comunes. Aunque te recomendamos siempre la consulta con un experto para elegir lo que mejor se ajuste a tus necesidades.

Tipos de sensores de alarma o detectores volumétricos

Detector de movimiento

Utilizan la tecnología pasiva infrarroja (PIR) para detectar los cambios de radiación que se producen por el movimiento de los objetos dentro de su campo de actuación. Se usan generalmente para controlar el paso de personas a través de puertas, escaleras, etc.

Detector de alarma infrarrojos
Detector de movimiento con tecnología PIR

También existen los detectores de movimiento por ultrasonidos, son un poco más sofisticados que los anteriores pero su cometido es el mismo. Emiten ultrasonidos que no son apreciables para el oido humano y detectan las fluctuaciones de estos al rebotar en algún objeto. La principal ventaja de estos con los anteriores es que son capaces de detectar a través de objetos o en esquinas. Además tienen la capacidad de detectar objetos más pequeños.

Contactos o sensores magnéticos

detector magnetico para puertas ventanas
Detector magnético para puertas y ventanas

Este dispositivo se compone de dos piezas, un contacto y un imán. Estos dos componentes forman un cirtuito cerrado que al separarse produce un cambio en la fuerza del campo magnético dando condición de alarma.

Su principal aplicación está indicada para controlar la apertura de puertas y ventanas. Para ello, se coloca uno de los elementos en el marco y el otro en la misma puerta o ventana.

Barreras infrarrojas

barrera infrarrojos
Barrera de Infrarrojos

Son dispositivos que se componen de dos elementos, un emisor y receptor infrarrojo. Ambos dispositivos deben ser colocados uno enfrente de otro para que la emisión del haz de infrarrojos pueda ser recibida por el receptor. Si ese haz se corta por el paso de algún objeto se producirá condición de alarma.

Sensores de humos, calor o incendios

detector de humo
Detector de Humo via Radio

Son sensores extremadamente sensibles que detectan la existencia de humo en el ambiente o cambios bruscos en la temperatura (útil cuando se trata de materiales que arden sin humear). Debido a su sensibilidad, es posible ajustar su nivel de detección.

Perfectos para evitar intoxicaciones por humo y para preveer y actuar rápidamente en caso de incendio.

Sensor de gas

detector de gas
Detector de Gas

Son sensores que generalmente podemos encontrar en cocinas. Se colocan a diferentes alturas, dependiendo si queremos detectar gases más pesados o más ligeros.

Al igual que los sensores de humos, evitan intoxicaciones y son capaces de interrumpir el suministro de gas en caso de condición de alarma.

Detector de rotura de cristal o sensores acústicos

detector acustico
Detector de routura de cristal

Este tipo de detector normalmente se compone de un micrófono dieléctrico. Éste actúa como sensor para captar los sonidos agudos que se producen, por ejemplo, ante una rotura de cristal.

Muy útil cuando queremos proteger el escaparate de una tienda o negocio.

Sensores sísmicos o detectores de vibración

detector sismico
Detector de vibración vía radio

Detectan las vibraciones sobre la base en la que estén colocados. Son especialmente útiles para instalar en alarmas de coches, aunque también se usan en puertas y ventanas, así como para la alarmas en cajas fuertes.

Detectores con tecnología láser o sensores fotoeléctricos

Este tipo de detectores crea un panel o pared virtual formada por un rayo láser, si algún objeto atravesara esa pared, activaría la alarma. Sean cuales sean las condiciones de iluminación, el láser es capaz de detectar objetos y personas que pasan por el escudo virtual.

Dentro de la detección con tecnología láser, hay dispositivos que incluso pueden detectar el tamaño, la velocidad y la distancia a la que se encuentra un objeto del detector. Con lo cual sus posibilidades son muy amplias: protección de edificios, accesos, perímetros, obras de arte…

Detectores con doble tecnología PIR + microondas

detector pir+microondas
Detector PIR + microondas

Los detectores volumétricos de doble tecnología están compuestos por un detector pasivo infrarrojo (PIR) y un detector de tecnología microondas. Esto hace que sean mucho más precisos, ya que para dar condición de alarma, ambos sensores tienen que detectar simultaneamente.

El funcionamiento del sensor PIR es el mismo que el que hemos visto más arriba. En cuanto al sensor microondas, funciona de la siguiente manera: mediante una antena, éste transmite una radiación con una frecuencia comprendida dentro del espectro de las microondas. Esta radicación, es recibida por el mismo sensor. Si las ondas recibidas no han sido perturbadas y sus parámetros permanecen estables, no dará como resultado condición de alarma. Pero si un intruso entra en su zona de actuación, estas ondas serán recibidas con un cierto desfase de frecuencia (lo que se conoce como efecto doppler), entonces el sensor dará condición de alarma.

Si ambos sensores dan condición de alarma, se activará la salida del detector y producirá la señal de alarma pertinente.

Conclusión

Ya hemos visto la cantidad de tipos de detectores o sensores de alarma que existen, y eso que no los hemos incluido todos. Imaginaos el amplio catálogo que existe de cada uno de esos tipos. Desde detectores volumétricos baratos y más básicos por apenas 20€, hasta detectores de alarmas profesionales de varios miles de euros.

Además, no debemos olvidarnos de la existencia de los inhibidores de alarma o inhibidores de frecuencia. Que pueden echar por tierra toda nuestra instalción si no somos capaces de protegernos ante su influencia.

Por esto, desde aquí siempre os emplazamos a que os dejéis asesorar por expertos en el sector. Estudiarán vuestras necesidades y os recomendarán lo que mejor se ajuste a vuestra instalación.

En Ecitel Comunicaciones llevamos más de 30 años realizando instalaciones de sistemas de seguridad y videovigilancia. Te asesoraremos sin ningún tipo de compromiso. Consúltanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.